Maíllo, tras la aprobación del dictamen de financiación: "Andalucía es federal y solidaria"

“A Ciudadanos sólo le importa bajarle los impuestos a los ricos”

El coordinador general de IU Andalucía, Antonio Maíllo, ha mostrado hoy su satisfacción tras la aprobación del dictamen sobre financiación autonómica en la Comisión de Hacienda, que demuestra, por un lado, que "Andalucía es federal y solidaria" y por otro, que Susana Díaz ha estado gobernando "con un grupo, Ciudadanos, al que le interesa poco los problemas de Andalucía y que lo único que les motiva es bajarle impuestos a los ricos".

En declaraciones a los medios, tras la aprobación del acuerdo impulsado por PSOE, Podemos e IU, Maíllo ha indicado que "la lección es que a Susana Díaz se le cae el argumento de que tenía que abrazarse a Ciudadanos porque no cabía el acuerdo a su izquierda y hemos demostrado que cuando se habla de política de verdad y no de postureo, se llegan a acuerdos".

Y por ello, ha indicado que “el acuerdo alcanzado” es una propuesta "buena" porque apuesta por la reivindicación de servicios públicos; y también "solidaria" con otros territorios de España también con necesidades a la vez que incorpora a las corporaciones locales, "la otra pata del mantenimiento de los servicios públicos".

Maíllo ha explicado que el voto negativo de Ciudadanos refleja que “sólo les importa que los ricos no paguen impuestos". "Les interesa poco Andalucía y es en Madrid donde Ciudadanos decide lo que le interesa a nuestra tierra".

También ha criticado a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, por "negar la posibilidad de llegar acuerdos con la izquierda". Con este acuerdo parlamentario de financiación se materializa que los acuerdos con la izquierda "son posible "siempre y cuando - recalca- prioricen los intereses de los propios andaluces y no sea sólo un postureo".

Con respecto a los dos votos particulares de IU, Antonio Maíllo, los ha justificado en que "no es posible abordar un debate de financiación autonómica sin abordar el debate fiscal". Reitera la necesidad de "luchar contra el fraude fiscal y abordar la progresividad y la justicia fiscal". Finalmente Maíllo ha insistido en la modificación de la actual regla de gasto, que "impide la utilización del superávit y establece restricciones en las inversiones en materia social".