Resolución de la Asamblea Anual de Balance de IU Andalucía ante las próximas elecciones municipales

Texto completo

Las elecciones municipales del 26M van a ser trascendentales para nuestra tierra y para la clase trabajadora, que necesita de instrumentos organizados en la defensa de sus intereses, que son los de la mayoría social.

Son tiempos críticos, con la irrupción de las derechas y extrema derecha para diseñar un modelo para Andalucía de más precariedad, menos derechos civiles, más deterioro de la sanidad, de la educación, de los servicios sociales.

Pero son también tiempos volátiles, cambiantes, y dependerá de nuestro trabajo cohesionado y nuestra lucha, como siempre, para que no sean los que una oligarquía defina. La convocatoria de Elecciones Generales para el próximo 28 de abril define un calendario electoral intenso como nunca antes desde 1979 y obliga a un esfuerzo político proporcional a lo que nos jugamos: el futuro de España y Andalucía para los próximos años. La intervención política para que participen los sectores que se abstuvieron y la consolidación de quienes nos apoyaron determinarán un vuelco favorable en ambas convocatorias, junto con las elecciones europeas.

El 2D dejó impactada a una amplia capa de la sociedad con la irrupción de la extrema derecha en el parlamento andaluz y su protagonismo y apoyo en el nuevo gobierno. Izquierda Unida de Andalucía se reafirma en su función de ser instrumento en favor de los intereses de la  mayoría social, apela a la Andalucía que no se resigna -y en especial a las trabajadoras y trabajadores andaluces- a organizarse para defender una sociedad con igualdad, justicia social y bienestar presente y futuro.

Izquierda Unida es un espacio natural de confluencia, y esta forma parte de su trayectoria, de su trabajo político e intervención social e institucional.  La apuesta por la confluencia con más actores políticos, con personas organizadas o no en espacios sociales, forma parte de su mejor identidad, por lo que renueva su compromiso por desarrollarla como ya la inició desde su última Asamblea.

La izquierda andaluza que quiere cambio, pero cambio en clave de progreso y mejora de las condiciones de vida de las víctimas de la crisis, debe saber que esta organización mantiene su alerta, su tensión organizativa y su ofrecimiento para ser un instrumento en pos de esos objetivos.

Aunque no se consiguieron, consideramos Adelante Andalucía un proyecto de miradas largas, cuya credibilidad tiene relación con su perdurabilidad, más allá de la coyuntura electoral. Crear como se crearon, aun en contexto acelerado y difícil, unos espacios de unidad amables y generosos, solidarios y fraternales, es esencial para su éxito y para mantener la coherencia y convicción frente a tentaciones cortoplacistas que no se corresponden con la realidad ni repercuten en la mejora de los intereses de la gente a la que servimos. Abogamos por la unidad y antepusimos los intereses de la gente sobre las organizaciones, asumimos los criterios de representatividad autonómica como seguimos defendiéndolos ahora también para los procesos municipales.

Por ello Izquierda Unida preserva los espacios de confluencia en las elecciones municipales sobre los principios de:

- Cohesión programática para definir modelos de ciudad habitables, humanos, de fuerte peso municipal para el desarrollo de políticas cercanas a los sectores que más necesitan de un Estado fuerte, porque no tiene más patrimonio que los derechos que se les blinde.

- Honestidad del análisis y situación, apostando por el consenso y el entendimiento, y apelando a la democracia y participación como reflejo de la voluntad de esos espacios, con criterios de amplitud de alianzas con lo real de cada territorio, organizado o no.

- Sabiduría colectiva en la apuesta por los mejores referentes políticos para el liderazgo plural de los proyectos que se presenten.

- Solidaridad y responsabilidad política para construir proyectos solventes y realizables en los municipios andaluces, tan importantes siempre para nuestra Historia, como el mejor espejo de contraprogramación a las políticas de recortes de derechos, reaccionaria y privatizadora del gobierno andaluz.

Siempre hemos entendido, como el resto de organizaciones, que los procesos tienen sus ritmos, y la realidad de un mapa de 777 municipios constata una importante diversidad de ritmos, de maduración y de ejecución, con una lógica mayor complejidad que un proceso como el andaluz, del que nos sentimos profundamente orgullosas.

Felicitamos en consecuencia los procesos municipales de confluencia ya avanzados, que se están construyendo y consolidando de manera natural y superadora, y animamos al resto de organizaciones a que sigan construyendo igualmente esa unidad anhelada sobre bases sensatas y de reconocimiento y respeto mutuos a las trayectorias de cada uno de los actores políticos. IU Andalucía vuelca su patrimonio amplio y extenso por el mapa de Andalucía para este objetivo, que quiere hacerlo valer para construir sobre realidades estos proyectos. Las experiencias de gobierno locales, ejemplares en su honradez y ejercicio de servicio público, los trabajos perseverantes desde los grupos municipales y de las Diputaciones Provinciales, tan importantes para los gobiernos locales, son patrimonio que se ofrecen para enriquecer los espacios de unidad en su justa medida y representación.

Las organizaciones locales, en su reflexión colectiva, vienen apostando por ese marco de unidad que no se condiciona por los hitos electorales aunque estos sin duda contribuyen a esos objetivos: hacerlo desde la naturalidad, el análisis de realidad existente y la constatación de dificultades es un acto de sabiduría política.

Los tiempos determinan las decisiones y en el contexto actual deben resolverse aquellas con prontitud. En las próximas semanas se deberá concretar esta apuesta desde procesos de confluencia amables y abiertos, con acuerdos desde la fraternidad, garantía de presentación de proyectos de cambio, y seguridad de que Izquierda Unida se va a presentar a esas elecciones con estos criterios. Y con la misma fraternidad que vamos construyendo espacios de unidad, debemos entender las excepcionalidades. Los ritmos naturales de confluencia no coinciden  con los plazos electorales y esa realidad debe ser tenida en cuenta.

La Asamblea de Balance de IULVCA, conformada por delegados de más de 300 asambleas de base de Andalucía, ratifica su compromiso por la unidad, garantiza proyectos municipales al servicio de la mayoría social, y apela a la direcciones andaluza y provinciales, en el marco de sus competencias estatutarias, a que resuelvan en las próximas semanas la adecuación al momento de desarrollo de esas confluencias de las fórmulas electorales más satisfactorias para la gente a la que representamos y que deben tener la certidumbre de que hay proyecto de transformación para su pueblo, para su ciudad.